miércoles, 7 de diciembre de 2011

EL ULTIMO FIN.

Abandono este lugar de esparcimiento. Lugar que dedique, en mis últimos tiempos, a mis expresiones y relatos mas malignos. Mi propuesta de aquello de notas rancias, es decir, de aquellas cosas horribles que escribir, no se ha concretado (o al menos, no de mi agrado).

La ultimas entradas del blog cuentan con aquellos seres bíblicos que se presentan en mas de un centenar de versos: esos demonios y demás criaturas del mal que han procurado a la humanidad una vida fuera del paraíso. Son esas fieras del averno a las que le he implorado por su ayuda y experiencia en aquello de conseguir hazañas del mal. Últimamente, les he implorado a dioses malditos, los he invitado a casa, y hasta he deseado entablar una duradera amistad hasta el mas allá.

Pero al final de cuentas, la verdadera razón que traje a estos personajes a mis relatos se reduce, simplemente, ha no creer en ellos. Y que mas fácil que desafiar a lo inexistente. Aun así, me divertí escribiendo diabluras.

Supongo que antes de las notas rancias había un clima mas agradable. Escritos sobre diversos temas que, entre gustarme y no gustarme, me sorprendían a mi mismo a su manera. Y claro, al principio de todo este embrollo, relatos sin mucho sentido, mas que escribir algo. Sean testigos aquí de todos ellos, como también siéntanse libres de descubrirlos por ustedes mismos.
FIN.

viernes, 27 de mayo de 2011

Hexakosioihexekontahexafobia.

Ya en los primeros días, sus inmensos y afilados dientes han demostrado poder machacar cualquier buen roble, hecho mueble. El recién llegado crece tan rápidamente, como rapidas han de aparecer sus primeras diabluras. Antes de que pudiera, siquiera, pensarlo, lo veo solo disfrutando de lo seres que mastica, mientras su temibles garras se entretienen drenando la sangre de sus agonizantes victimas. Apacible solo descansando sobre mutilados restos; la pequeña criatura, aun cachorro, ha demostrado ser una intuitiva maquina asesina.

Engendrado tras una relación tan ardiente, como diabólica; con al parecer, solo malignos propósitos terrenales urgidos desde el nocivo inframundo, se ha de manifestar en eternos gruñidos del mas allá: "gozare con tu muerte y fornicare con tu alma en la abadía del mal": la bestia ha de presagia a la humanidad.

Pese a no poder domarla, la temible profecía me tiene a mi como amo y señor de la bestia. Por cosas del destino, acabo arribando en las puertas de mi hogar; involucrándome en su apocalíptico plan. La profecía del fin del mundo parece por fin llegar cuando el miedo comienza a someter a poderosos y a débiles por igual.

Con el correr de los días, su sed de sangre aumenta. Su odio nunca se puede saciar, como tampoco parece hacerlo su apetito. El sublime mal se hace presente, y con el, el aliento a mil cadáveres expelen su deseo destructor.  Al poco tiempo de llegar a este mundo, la criatura sale de sus aposentos: el pánico enardece, no deja espacio para la suplica, y muchos menos para la compasión.

Deshuesa los cuerpo y los vomita hacia los cielos: la resistencia sufre la humillación de luchar contra lo eterno. Millones mueren ante la inmunidad de la primera descarga plomada que tuvo intento, al menos, de herir. Sus impulsos sin control arremeten contra aquellos que solo les queda correr ante el regocijo de la bestia. La sangre baña las calles, las viseras vuelan por los aires, y solo los gritos logran escapar de sus fauces.

-¿Dejara dios de esconderse o al menos tirara los dados sobre el tablero del mal? ¿Acaso la demora demuestra que los hombres somos malos inquilinos del planeta tierra, o simplemente una mala jugada?

Solo la desesperación se hace presente, y los fervientemente creyentes se convencen que el fin del mundo se ha hecho presente. Creyendo en una mejor vida, se entregan a la bestia sin lucha, ni miedo, en busca de un lugar en los cielos. Pero solo han de encontrar la furia de Dios, que simplemente los castiga y les niega la entrada al perfecto edén. Irritado ante el desconcierto de su rebaño, decide enviar a su hijo una vez mas  para lograr aconsejar a sus discípulos.

Jesús aparece en un caballo alado, inspirando a las multitudes hacia la batalla. Blandiendo su espada, sale en cadena nacional: "ya se ha dicho: el que no tiene, que venda su capa y compre una espada.". Luego, simplemente desaparece. Es re-trasmitido a escala mundial generando, con su única intervención en la contienda, una increíble desorientación entre los mortales. Así es como la bestia descubre que la furia de dios no caerá precisamente sobre el.

El mundo se siente solo y desamparado. Al final, los sobrevivientes terminan agarrándoselas con el Dios del bien. La gente enardece gritando por las calles, Jesus cagon!, entre demás maldiciones y blasfemias a la deidad. Al mismo tiempo, se queman biblias y destrozan iglesias por doquier.

Es allí cuando Satan, el amo y señor del mal, se hace presente en mi hogar. Me explica que se llevara a pasear a la bestia por otros mundos y, antes de despedirse, me pide que vaya a visitarlo a sus aposentos algún día.

lunes, 31 de enero de 2011

Ya no te quiero, es mas, te odio.

No tengo ni una semilla 
de mi media naranja.
Ya se me hace rancia, 
y el sin sabor en la garganta
me dice que es hora de olvidar.
Aun así,
antes, 
te digo:
Te voy a tajar por linda, 
si le volve' a decir que no
a esta puñalada de carne.

Sin poder evitarlo,
en el cenicero donde hubo amor
se apago la llama del amor,
luego de ver consumir
la ultima gota de gas-oil.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Dando cuerda.

El contador bajo unas cuantas velocidades luego de encontrarme vacío de impulsos en esto de escribir. Varios meses después, me encuentro con remotas fuerzas que fluyen impartiendo ganas de continuar, por al menos, un tiempo mas.

Como todas mis inversiones, esta también termina involucrando deudas con gente peligrosa: al fin y al cabo, el único recurso viable era hipotecar el blog con el demonio por algo de inspiración.

Debo apurarme, tengo que saldar cuentas con el lado oscuro antes que el precio simbólico del blog siga devaluando, y termine pagando con alma y vida. Por eso, rápidamente, hoy es el día que lo confirmo; con mas empeño que lucidez, y con algo de ayuda del mas allá, espero poder hacerlo, al menos, un poco mejor.

sábado, 10 de julio de 2010

Las viste!


Estas son de aquí, pero encontraras muchas imágenes nuevas de ahora en mas.

viernes, 9 de julio de 2010

Blasflema.

[Borrador] - próximo a algunos cambios. 


El siguiente escrito es una recopilación de comentarios en marco al debate realizado en la conferencia “EL MUNDO ES UN PAÑUELO”, realizada en la ciudad de Rosario, Argentina.

El filósofo Diego Ordóñez abre el camino de la conferencia con los conjeturas fundamentales: - Si el mundo es un pañuelo, nosotros hemos de ser los cochinos mocos que lo habitamos. Pero para que detenerme aquí: el hecho de habernos desprendido de la nariz tiene correlaciones religiosas análogas.-

Fácilmente se puede representar a la nariz como el Edén del cual hemos sido desterrados. Así mismo, se puede sumar a estas connotaciones otro dato importante: por más útiles que seamos los mocos para la integridad del cuerpo celestial, hay que admitir la recurrente molestia que generamos a nuestra entorno divino. ¿Acaso las preguntas de: ¿Para que existimos?, ¿Cuál es nuestro fin?, ¿De dónde venimos y adónde vamos?, entre otras, pueden ser argumentas con estas simples premisas?

Por otra parte, que pasa con aquellos mocos que en vez de ser expulsados del cuerpo humano son introducidos nuevamente al sistema humano. ¿Cuál es el futuro de aquellos mocos? ¿Acaso son reciclados o serán brutalmente sacrificados por el sistema digestivo? ¿Cuál sería entonces la diferencias entre ser expulsado, o no, del cuerpo humano sagrado? 

Además, si el cuerpo humano viene a representar a nuestro divino creador. ¿Sera entonces que la cera de oído, la orina, o la misma materia fecal tratarse de otros seres vivientes?: los que comúnmente llamamos extraterrestres; que pueden haber parado, o no, accidentalmente en nuestro pañuelo. ¿Y sera a su vez el papel higiénico, los cotonetes, como cualquier otro elemento destinado a alojar los desperdicios del cuerpo humano, mundos paralelos?

El ingeniero en sistemas Horacio Carbonari contribuyo al explicar que los mocos que reingresan al organismo, por ejemplo, por vía oral, son expresamente seleccionados por dios para ser fagocitados. Esto bien podría ser considerado un honor, pero la verdad es que como todo sacrificio del dios o demonios, se terminan deglutiendo las almas hasta su completa aniquilación, a manos de los jugos gástricos.

Si hilamos más fino podríamos decir que una parte se convierte en calor, otra parte es absorbida por la deidad o demonio, y otra es desechada; y que nada se pierde, todo se transforma. Pero luego de todas estas transformaciones, un moco ya no sería un moco. Entonces su esencia de moco se desvanece en algún punto del proceso.

El tercero en intervenir en el debate circunstancial presento varios argumentos nuevos, entre ellos varios puntos de vista distintos. Se trata del horticultor Federico Lussenhoff quien nos señala: - El moco es solo un elemento que se forma en un sistema para servir a los fines de este. Luego se desecha, así, sin más. -

Si nosotros fuéramos los mocos expulsados de algún ente creador, seriamos simplemente un desecho inservible por ya haber realizado nuestra misión (a saber: evitar que ingrese en el cuerpo cualquier virus o partícula que pueda ser nociva para este).

En un estudio reciente se ha demostrado que los "mocos" que reingresan nuevamente al sistema inmunológico ayudan a aumentar las defensas del cuerpo permitiendo crear antivirus más fácilmente.

Vamos a ver que se desprende de ahí: 

Si nosotros fuéramos ese moco que ya cumplió su objetivo. ¿Era nuestro objetivo simplemente evitar que ingrese en el cuerpo de este Dios o Demonio algún tipo de "mal"? ¿De dónde viene este "Mal"?. Si fuéramos el moco de un Demonio, ¿tendríamos que decidir "bien"? ¿De quién somos lacayos? ¿Seguimos siendo lacayos o ya no nos tienen en cuenta? Yo creo que no nos tienen en cuenta, porque en este pañuelo, “oh, señor", no me has enviado mis viáticos.

Comparto la idea del ingeniero Horacio Carbonari, en algún momento dejamos de ser mocos. Y si lo que dice Diego Ordóñez, acerca de otros desechos del cuerpo y mundos paralelos es cierto - y me pareció sumamente interesante esa observación - Ya nos vamos a encontrar todos flotando en alguna orilla.

¿El mundo es un pañuelo descartable o de tela? Esta pregunta es la más importante a mi parecer. Si fuera un pañuelo de tela, simplemente nos "lavaríamos" y se utilizaría el pañuelo de nuevo. Si fuéramos descartables nos tirarían con pañuelo y todo. En caso de ser de tela, ¿Acaso indicaría que aquí el pañuelo es más importante que el moco? 

En todo caso, me molesta que el hombre se crea el moco dueño del pañuelo. Que crea que este pañuelo fue creado para él. ¿Quien dice que solo hay lugar en el pañuelo para nosotros?

Aquí es donde retoma la discusión Diego Ordóñez, intentando aclarar ciertos puntos: - Primeramente debo decir que solo existe un único ente divino. El bien y el mal están representados por este único ser. Parafraseando a Tom Waits, "...el diablo no existe, solo es dios cuando esta borracho." Dejaremos para luego los problema de dios con la bebida, solo adelantado que no parece existir A.A en el reino de los cielos. De momento prefiero conjeturar que nuestra deidad no nos compete en nuestro pañuelo; el mal y el bien están librados al azar en este mundo, ya que la única interacción que tenemos con nuestro creador, hoy en día, es la recurrente incorporación de más mocos. Es importante aclarar que actualmente los que habitamos este trozo de papel, o tela, no tenemos ninguna misión más que subsistir bajos nuestros propios medios. 

Ahora, retomando este ultimo punto, siendo nosotros los mocos ya expulsados, definitivamente nuestra finalidad ya fue cumplida en nuestro entorno divino ¿De qué males hemos protegido a nuestro creador? La única explicación posible, al menos por el momento, es que lo protegemos de otros desperdicios expulsados.

Un sinfín de elementos son desechados, como es el caso de microbios, virus y heces, entre otros. ¿Acaso aquellos agentes que causan el mal no son más que las manifestaciones vengativas contra un ente divino que los ha desechado y abandonado de la peor forma?. Sin siquiera tener un lugar donde habitar, se ven obligados a intentar reingresar al cuerpo bajo sus propios medios de mano de una reacción violenta. De aqui podemos concluir que el infierno es, nada menos, que el espacio intermedio entre el pañuelo y la nariz, donde habitan esas viles criaturas.

Sera entonces que nuestro edén no es más que el campo de batalla donde nos enfrentamos con estos otros organismos ¿Sera entonces ahí donde nos encontramos verdaderamente luchando contra el mal? 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que el único momento en el que obtenemos libertad de acción es cuando somos expulsados de la santa nariz. He aquí donde encontramos verdaderamente las manifestaciones de libre albedrio. Es decir, antiguamente simplemente hemos de trabajar para nuestro dios de forma totalmente programada, protegiéndolo de formas de vida similares a las nuestra.

Algo a tener en cuenta es que el ente divino creo desechos corporales desde el primer momento, en un proceso que nunca tuvo fin ni principio, en una especie de simbiosis imposible de comprender.

Ahora intentare concluir el debate desarrollando la pregunta sobre si el pañuelo es, o no, descartable. 

Evidentemente, lo más seguro de afirmar es que los pañuelos son descartables, como lo son el resto de los mundos existentes (el papel higiénico, el agua del urinario, los hisopos, etcétera). 

En todo caso habría que preguntarse ¿por qué dios habría de tener un trato distinto con nosotros?

Aunque resulte extraño, se puede afirmar que dios nos tiene un gran aprecio a comparación del resto de sus desechos, es más, se puede decir que dios nos ama. La selección divina, que hace que ciertos mocos vuelvan al sistema inmunológico de dios, son importantes manifestaciones de esto: Se trata nada menos que el acto esporádico de comerse los mocos de nuestro creador; el cual selecciona mediante un proceso que se inicia, primeramente, al urgir un moco de una consistencia, color, tamaño y forma apetecible.

Esto podría afirmar cierta afinidad sustancial con nuestro creador, otorgándonos, mínimamente, un mundo con una esperanza de vida mayor. Por otro lado, se puedo afirmar que el deterioro del mundo, cada vez más acelerado, es una manifestación de un pañuelo cada vez mas deshilachado.

 Con extractos de todo tipo hechos en puedesverlo.

sábado, 26 de junio de 2010

Repaso.

La princesa Isabel fue una cristiana oriunda de Francia que paso a ser reina tras casarse con el rey Eduardo II de Inglaterra. Fecundaron 4 hijos, y hasta uno de ellos llego a ser rey. Pero de antemano les advierto: esto no es, otra vez, una historia de amor.

Al margen podemos dejar la belleza de Isabel, ya que ni aun así lograba captar el interés de su marido (quien se inclinaba por gustos desviados).

Las idas y venidas en la relación no terminaron nada bien para el Rey Eduardo II. Isabel, marginada y despechada, se exilio en Francia; donde logro conseguir varios cómplices importantes para su cometido: formar un ejercito y derrocar a su aputosado marido. Nada pudo hacer el Rey ante la embestida generada por su mismísima cónyuge, viéndose obligado a concluir su mandato con la entrega del trono a su hijo mayor (Eduardo III).

En principio, Eduardo II termino confinado, como también, sus mas íntimos allegados, esperando las crueles sentencias que Isabel destino sobre el y sus íntimos. A Eduardo primero le instalaron un buje de cobre en el ano, el cual permitió pasar un caño al rojo vivo por todo su recto; provocando una súbita y lacerante penetración. Según dicen, el grito de Eduardo se escucho hasta las afueras de la mazmorra, lo cual ningún historiador se atreve a negar.

Desde entonces Inglaterra aclamo el "God save the queen"; al restaurar la reina el poder del reinado. Entre los tantos que mandaron a la horca hubo un trato especial para los mas íntimos de Eduardo. Como es el caso de uno de sus amantes preferidos (como así también de los mas odiados por Isabel): Sir Hugh Le Despencer, quien fue ahorcado por unos instantes, para luego del sofocón poder castrarlo, destriparlo, y ya con los últimos signos de vida, desmembrarlo.

Es importante recalcar que nada de esto habría sido posible sin la ayuda del amante de Isabel, como también la de uno de sus hermanos (en ese entonces rey de Francia), y la nunca menos despreciada, ayuda del Papa.

Quien quiera ver retratados cinematograficamente a los personajes de la historia no hace falta mas que ver "Corazón Valiente": en donde la entonces princesa Isabel nos parece un personaje mucho mas simpático, sin duda alguna (hasta mismo le hecha una mano a William Wallace).

En definitiva, problemas como estos podrían haberse evitado si ya en aquella época habría de existir un saber mas importante en lo que avances tecnológicos respecta: comos los de Thomas Alba Edison, o mas precisamente, como los que implican las terapias de electroshock (si efectivas son), posibilitando la aplicación en dicho espacio/tiempo. O mejor aun, soluciones parlamentarias como las logradas hoy en día: Las que rigen la ley del matrimonio igualitario, como a su vez, la posibilidad de poder adoptar a sus herederos al trono (al menos para la realeza), permitiendo que cada uno gobierne, aunque sea, su ojete.

martes, 1 de junio de 2010

The bsas chain saw massacre.

Por casa, ya en los ultimos días del  otoño, agentes municipales de la ciudad se encuentran podando las ya flacas ramas. Si bien esto me produjo un iracundo y breve lapso de alergia, me resulta irrisorio preocuparme por ello al tener en las calles un montón de factibles psicópatas; todos ellos armados con la mejor arma posible y en busca de cometer su macabra masacre en cualquier instante.

Demonios. Digamos que las escenas de "the chain saw massacre" nunca se van a repetir como me las imagino en la vida real.